La anestesia en Odontología

La anestesia en Odontología - Espacio Dental Jaén

A mediados del s.XIX se descubrió la anestesia, el descubrimiento fue realizado por un dentista llamado Horace Wells.

A partir de ese momento comenzó un proceso de perfeccionamiento que nos ha llevado a disponer de diferentes técnicas anestésicas hoy en día. Gracias a esto se pueden realizar procedimientos quirúrgicos que 170 años atrás hubieran sido impensables.

Para la odontología la anestesia es uno de los pilares de la práctica habitual y nos permite realizar los tratamientos sin dolor.

Existen diferentes técnicas para administrar la anestesia local, el uso de una u otra técnica dependerá de la zona que queramos anestesiar y de las preferencias del odontólogo.

Los fármacos anestésicos utilizados en anestesia general y en anestesia local son diferentes; los utilizados en anestesia local tienen la función de bloquear la sensibilidad y el dolor en la zona en la que se realiza el tratamiento. Los anestésicos que se usan en odontología presentan una seguridad muy elevada y las reacciones adversas son excepcionales.

Las dos técnicas mas usadas en la clínica dental son la anestesia periapical y la anestesia troncular.

  • * La anestesia periapical solo duerme el diente sobre el que se va a trabajar y se usa en la arcada superior y en la zona anterior del maxilar inferior principalmente.

  • * La anestesia troncular duerme toda la zona de la que se ocupa un tronco nervioso, en general suele ser el del nervio dentario inferior que lleva la sensibilidad de cada mitad de la mandíbula.

La anestesia local suele durar unas dos o tres horas aunque en los tejidos blandos puede notarse durante un rato más.

Existe otras modalidades de anestesia que pueden usarse en odontología en situaciones especiales como pueden ser en niños, pacientes con enfermedades invalidantes o condiciones clínicas determinadas, por ejemplo una parálisis cerebral. Estas son:

  • Sedación con óxido nitroso: este gas también se llama gas de la risa, se administra gracias a una mascarilla y permite realizar muchos tratamientos dentales ya que elimina el dolor y la ansiedad.
    El paciente no se duerme por lo que puede colaborar y en muchos casos produce la amnesia del tratamiento realizado.
    Una vez se deja de administrar el óxido nitroso y se empieza a dar oxígeno la recuperación es inmediata.

  • Sedación intravenosa: consiste en inducir la sedación con fármacos que se administran por vía intravenosa. La profundidad da la sedación puede modularse. Puede realizarse en la clínica dental siempre que se cuente con el personal y equipamiento adecuado.

  • Anestesia general: con esta anestesia el paciente esta totalmente dormido y necesita ser entubado para respirar. Debe realizarse en ámbito hospitalario por parte de un equipo especializado en anestesia y requiere de unas instalaciones determinadas.

Publicado por Mercedes Tortajada a Wednesday 11 January 2023

Entrada anterior: « Ortodoncia interceptiva